Un Clavijo desenfrenado ante un Burgos frenado

| 24 enero 2014

Nr / Logroño

El renovado Clavijo -que podrá contar con el húngaro Dobos y con el australiano Congiusta una vez tramitada en la FEB su documentación- recibe esta noche (Palacio de los Deportes, 21 horas) al Burgos, actual campeón de la Oro y señalado de inicio como el único rival capaz de discutir al Andorra el título de liga.
El Clavijo fue el primer equipo en derrotar al Burgos, imponiéndose en El Plantío por 75-80. Tres meses después, el conjunto de Sala espera infligir a los burgaleses (sextos en la tabla) su sexta derrota para seguir acercándose a la permanencia matemática antes de soñar con otras metas.
Para ello, el Cocinas.com deberá frenar a un equipo que, pese a tener la rotación reducida a nueve hombres, «es de los equipos más intensos de la categoría». «Nos interesa jugar con alegría y rapidez, no enfangarnos en el 5 contra 5 para tener opciones», sancionaba Sala sobre un Burgos que tiró de capacidad de sufrimiento para ganar ante Ourense y Huesca, «lo que demuestra que saben gestionar los finales apretados pero que siguen en rodaje».
El equipo de Casadevall llegará a Logroño sin Jorge García, una de sus referencias en el juego interior reducido ahora a Coppenrath, Sergio Olmos y Ortega. Para completar su rotación en el poste bajo, Casadevall está tirado de Antonio Peña «un alero muy físico que vuelve a jugar de ‘4’ como ya hizo en Cáceres o La Palma».
Por fuera, no son escasos los talentos de los burgaleses ya que dispone de tres de los jugadores de mayor nivel en la posición de escolta y de alero de la Oro. Es el caso de Jeff Xavier, «especialista en robos», Romà Bas, «un excelente tirador que querrá desquitarse tras su mala noche la pasada jornada» y Anton Maresch, fichado del Andorra «donde fue uno de los baluartes» de la progresión del equipo del Principado.
En la dirección se alternan Aguilar, «buen director de juego y defensor», y Sabat, «un superanotador, capaz de dinamitar un partido desde la línea de tres».
Virtudes aparte, el Cocinas.com llega a esta cita en un buen momento de forma, pese a la derrota de Andorra, y reforzado por la llegada del 2,20 Dobos (que entrena desde el lunes a las órdenes de Sala)y del base Congiusta, sin nivel de entrenamientos en sus piernas.
Sala reconoce el buen  momento de su equipo («las sensaciones hacia la plantilla son mejores cada día»), la solidez lograda en los últimos dos meses (salvo el paréntesis ante el Lleida) y confía en repetir la sorpresa de la primera vuelta:«No sé qué va a pasar pero sé que vamos a competir».

Alfredo Ott bota el balón en un receso durante la sesión vespertina del pasado miércoles. / INGRID

Etiquetas: , , ,

Categoría: Deportes

Comentarios cerrados