Retiran la acusación de abuso sexual a un imputado sobre su expareja

| 10 febrero 2014

 

EFE/ Logroño

 

El fiscal y la acusación particular retiraron este lunes la acusación de abuso sexual y la han modificado por un delito de coacciones para un hombre acusado de presuntamente retener ilegalmente y abusar de su expareja en 2013 en Logroño, además de no acercarse a ella durante, al menos, 14 años.

La Audiencia Provincial de Logroño juzgó a este hombre, con antecedentes penales por maltrato a su expareja, para el que, inicialmente, el fiscal y la acusación particular pedían cinco años y medio de cárcel por retener ilegalmente y lesionarla, además de prohibir acercarse a ella durante 10 años e imponer una multa de 3.150 euros.

Esta petición quedó modificada en el juicio, donde el fiscal cambió la concurrencia de delito de abuso sexual por el de coacciones y ha mantenido su petición de penas por detención ilegal y lesiones, e incrementó la solicitud de alejamiento a la víctima y la petición de indemnización, entre otras agravantes.

La defensa pidió la absolución del acusado o, en su defecto, la pena mínima por delito de coacciones, que puede oscilar entre 6 y 3 años de cárcel o multa de 12 a 24 meses, al considerar que concurre la atenuante de embriaguez cuando ocurrieron los hechos.

El fiscal, en sus conclusiones finales, a las que la acusación particular se adhirió, ha mantenido que en la madrugada del 9 de julio de 2013, cuando la mujer acudía a su casa después de trabajar, el acusado esperaba a que llegara escondido en la entrada de una tienda, salió a su paso y la agarró fuertemente arrastrándola hasta un inmueble próximo. Cuando la mujer empezó a gritar, el acusado la sujetó con un brazo por la cintura, mientras con la otra mano le apretaba el cuello y le metió los dedos en la boca para acallarla, añadió.

Al llegar a un inmueble cercano tiró al suelo a la mujer y luego la subió a un piso deshabitado, del que el hombre tenía llaves por haber ayudado en una ocasión a su limpieza. Allí la arrojó a un sillón y cerró la puerta, con lo que la mujer permaneció allí hasta que llegó la policía alertada por un vecino.

Como consecuencia de estos hechos, la mujer sufrió diferentes daños físicos, como equimosis en la región clavicular izquierda y en el brazo izquierdo, erosiones en la mandíbula y en el hombro, daños en la piel en el área de las cervicales, entre otros. Estos daños tardaron en curar 6 días, uno de los cuales la mujer estuvo impedida para sus ocupaciones habituales.

El acusado fue detenido el mismo 9 de julio de 2013 y un día después se decretó su prisión provisional, situación en la que permanece desde entonces.

El fiscal considera que en estos hechos concurren los delitos de coacciones, detención ilegal y lesiones, con agravante de parentesco y reincidencia, por los que pide 6 años de cárcel, 80 días de trabajo en beneficio de la Comunidad Autónoma, 6 años de privación de tenencia y porte de armas y 14 años de alejamiento al domicilio de la víctima en Logroño, más 200 de cualquier lugar. Ambas acusaciones también solicitaron una indemnización a la víctima en 1.500 euros en concepto de multa y responsabilidad civil por la asistencia sanitaria prestada.

El acusado, quien cuando ocurrieron los hechos tenía una orden de expulsión de España por los antecedentes penales a la víctima, negó los hechos que se le imputan y dijo que ni detuvo ilegalmente a su expareja ni abusó de ella. Reconoció, sin embargo, que mantuvo una relación extramatrimonial con la víctima y que subió al piso con ella, sin que, según su testimonio, hubiera abuso ni violación alguna.

La víctima, quien declaró como testigo protegido, reconoció en el juicio haber mantenido varios encuentros con el acusado, aunque dijo que le había dejado claro que quería que se apartara de ella y que se olvidara de ella después de su inicial relación de pareja.

Categoría: La Rioja

Comentarios cerrados