Los deberes del cocinero

| 10 enero 2014

Sanz destaca los valores personales de Mario Palacios, MasterChef junior, que se va a centrar en los estudios

Feli Agustín / Logroño.-
El ganador de MasterChef Junior es un chico de múltiples habilidades, juega al fútbol, esquía, toca el saxo… y cocina de maravilla.
Y Mario Palacios, según un orgulloso Pedro Sanz, es un chico que transmite múltiples valores, como la amistad o el trabajo en equipo, la naturalidad y la sensatez, que le han ayudado a convertirse en el primer MasterChef Junior de nuestro país.
Logroñés, de 12 años y estudiante de primero de ESO en Maristas, hizo este viernes

Pedro Sanz y su madre, Sonia Berrueco, ayudan a Mario Palacios a ponerse el delantal que el presidente le regaló. /Ingrid

Pedro Sanz y su madre, Sonia Berrueco, ayudan a Mario Palacios a ponerse el delantal que el presidente le regaló. /Ingrid

una breve escapada del colegio para, acompañado por su madre, Sonia Berrueco, ser recibido por el presidente y la alcaldesa, que quisieron felicitarle por representar tan bien a La Rioja y a Logroño.
Mario, más callado que en otras ocasiones según reconoció su madre, confesó que estaba contento por la forma en la que le han recibido sus compañeros y agradeció al presidente el delantal granate con la bandera de La Rioja, «muy chulo», que le regaló.
El MasterChef, cuyas asignaturas favoritas son la educación física, las matemáticas y las ciencias naturales, repitió lo que ha venido diciendo desde que ganó el concurso, el día de Reyes: lo importante son los estudios y a ellos se a aplicar porque la cocina es para el tiempo libre.
El plato favorito de Mario, que ganó con una receta de cocochas al pil pil, y realizó en el concurso un plato «representativo» de la región, como son las patatas con chorizo, son los huevos fritos con patatas, aunque desde que acabó MasterChef no ha tenido tiempo de cocinar.
El joven cocinero también departió con Gamarra, que le obsequió con un reloj para que controle los tiempos en la cocina.

Categoría: La Rioja

Comentarios cerrados