La Hostería de San Millán solicita la liquidación de la sociedad

| 26 febrero 2014

EFE/ Logroño

La “Hostería del Monasterio de San Millán, S.A.”, concesionaria de la hostería de San Millán, enclavada en un ala del monasterio emilianense de Yuso, ha solicitado la apertura de la fase de liquidación de concurso de acreedores en el que está inscrita la sociedad, ha informado este miécoles a Efe en una nota.

Esta solicitud, planteada el pasado 24 de enero, conlleva “el cese definitivo de su administración y disposición, que pasa a manos del administrador concursal”, que es el encargado de los trámites de liquidación de la empresa y de la devolución de la concesión a la Comunidad Autónoma de La Rioja.

La empresa ha recordado que, a principios de 2013, los problemas económicos y la responsabilidad como administradores de la sociedad le obligaron a tomar la medida de “arrancar un concurso voluntario de acreedores, con la intención de seguir adelante si las circunstancias económicas mejoraban”.

Ha añadido que, “dado que en estos meses no ha sido así, sino todo lo contrario y pese al esfuerzo” de sus trabajadores y con el conocimiento del administrador concursal”, ha procedido a instar la liquidación de la sociedad.

El trabajo en la “Hostería del Monasterio de San Millán, S.A.” comenzó en enero de 1995, cuando su candidatura fue seleccionada entre varias propuestas para regentar la explotación de la Hostería de San Millán, que el Gobierno riojano había remodelado en un ala del Monasterio de Yuso.

Ha recordado que en 1997, el conjunto de los dos monasterios de San Millán fueron declarados Patrimonio Cultural de la Humanidad y, a partir de entonces, personas llegadas de todo el mundo han visitado estos monasterios.

El hotel cuenta con 25 habitaciones dobles, dos salones con capacidades de 80 y 120 personas, cocina, cafetería y sala de juegos y televisión.

Los clientes son, en su mayoría nacionales, procedentes de Madrid y Barcelona, y las fechas de mayor afluencia son los fines de semana entre abril y noviembre, ha precisado.

La empresa ha asegurado que, durante estos años, ha sido para ella un “orgullo” regentar este hotel “singular” y la vecindad con la comunidad de los Agustinos Recoletos, que regentan los monasterios; y el Centro Internacional de Investigación de la Lengua Española (Cilengua), dependiente del Ejecutivo regional.

Por ello, ha indicado que le resulta “una pena” no poder dar la continuidad que “merece” a este hotel y mantener sus puestos de trabajo, debido a la “bajada considerable de ingresos ocurrida de forma paulatina en los últimos cinco años”.

Categoría: La Rioja

Comentarios cerrados