La historia se repite

| 29 enero 2014

Nr / Logroño
Ni el más pesimista de los aficionados blanquirrojos podía pensar, el pasado 1 de diciembre, que su equipo, 55 días después, iba a encontrarse en una situación tan comprometida.
El empate ante el Tropezón fue considerado como un despiste; la derrota en el derbi dejó el sabor de una revancha cobrada; las tablas con el Ourense se dieron por bien recibidas dada la entidad de los gallegos pero, con el cambio de año, ningún resultado encuentra el cobijo de las oportunistas coartadas. El empate ante el Coruxo no sólo significó la pérdida del average con los vigueses sino una oportunidad perdida para amortajar a un rival directo. Acontinuación, todo empeoró: los riojanos se diluyeron ante un Marino enrachado, hicieron un ejercicio de inferioridad ante el Avilés y, el pasado domingo, ante un antagonista de enjundia, carecieron de margen de reacción para equilibrar el solitario tanto del Guijuelo, que llegó a veinte minutos del final.
Siete partidos después de la felicidad que supuso verse encaramados a la octava plaza tras el apurado triunfo en Noja, la SDLse encuentra en puesto de promoción por la permanencia, latitudes que no ocupaba desde la jornada 7. Aunque ahora el margen es menor.
Miguel Domínguez, capitán de los blanquirrojos, opta por una lectura positiva:«Viendo los partidos, la verdad es que no lo estamos haciendo tan mal. Tenemos la sensación de que cada ocasión que nos generan, nos cuesta un gol y ante la portería contraria no estamos teniendo acierto aunque estoy seguro que los jugadores vamos a dar un paso adelante y vamos a superar esta situación».
El Zamora este domingo, como el Izarra en el año del debut, revisten la trascendencia de una final que hay que superar. Para Miguel, la situación aunque sea análoga, no es comparable. «El año pasado era en la primera vuelta y había la sensación de que todavía quedaba mucho. Ahora es en la segunda vuelta, el margen es menor. ¡Hemos vuelto a reptir el mal inicio de temporada!», lamentaba un futbolista que confiba en un triunfo «que nos dé moral» frente a los castellanos.
Abadía se apoya en una línea argumental muy parecida, sabedor de que los resultados dicen una cosa y las sensaciones sobre el césped otra bien diferente. «Cuando hay estas rachas se recurre a lo físico como explicación. A mí no me vale, aunque haya fases de partidos en la que el rival esté mejor. Con el Avilés o el Ourense, dominamos. En el único partido en el que no estuvimos bien fue en Luanco», recuerda el de Binéfar que no acierta a explicar el porqué de este bache:«No sé cuál es la causa, quizás el parón haya contribuido, pero no lo sé». Abadía siempre tiene claro que en las segundas vueltas todo es más difícil. «Tengo confianza en los jugadores y en el trabajo que están haciendo. Sabemos que la situación es difícil, que es complicada pero nunca hemos perdido esta perspectiva. A partir de ahora tendremos que hacerlo perfecto».
El próximo ahora es el Zamora, un encuentro con aromas de final aunque esta terminología no colme al técnico blanquirrojo:«Entiendo que se hable de finales, pero no soy partidario de tanto dramatismo. Es un partido importante, todos son igual de importantes. Se trata de jugar bien porque más allá de eso poco podemos hacer».

Etiquetas: , , ,

Categoría: Deportes

Comentarios cerrados