La alcaldesa de Logroño destaca la importancia de los huertos sociales como espacios de integración y convivencia

| 13 marzo 2014

NR/Logroño

La alcaldesa de Logroño, Cuca Gamarra, ha participado este jueves en la plantación de árboles frutales en los huertos sociales habilitados en la zona de El Campillo. Estas parcelas fueron concedidas el año pasado al Área de Familia y Política Social del Ayuntamiento de Logroño y son cultivadas por usuarios de los programas que trabajan con personas sin hogar y con menores.

Se trata de dos parcelas de 250 metros cuadrados cada una, en cuya zona común se han plantado dos higueras, dos cerezos, dos ciruelos, dos caquis y dos manzanos. En concreto, la alcaldesa ha participado en la plantación de los dos manzanos, de la variedad golden.

Posteriormente, ha recorrido las parcelas de huertos sociales que actualmente, a la finalización de la temporada de invierno, reciben las tareas de preparación de los terrenos para las plantaciones de primavera y la preparación de semilleros.

Las condiciones de uso de los huertos sociales son las mismas que en los huertos urbanos, en cuyas dos primeras fases funcionan 150 huertos (68 en 2012 y 82 en 2013) y se ha sacado a concurso la tercera fase, que consta de unos 80 nuevos huertos, cuyo plazo para solicitar huerto finaliza el día 31 de marzo.

La alcaldesa de Logroño ha manifestado su satisfacción por cómo avanzan estos proyectos. En el caso de los huertos sociales, “se profundiza en la inclusión e integración social; ya que a través de ellos los beneficiarios mejoran sus hábitos y capacidades sociales, se responsabilizan de su tarea y en la gestión del día a día deben ser capaces de resolver conflictos y mejorar sus relaciones”. Mediante esta iniciativa “procuramos una ocupación sana del ocio y del tiempo libre de unas personas que, en general, carecen de ocupación laboral y mantienen aislamiento social”, según explicó la alcaldesa.

Los huertos urbanos o de ocio van dirigidas al público en general, mientras que los huertos sociales van destinados a personas con problemas de exclusión social que están incluidos en programas de la Unidad de Servicios Sociales del Ayuntamiento de Logroño.

Los adjudicatarios de los proyectos de atención a personas sin hogar son el Proyecto de larga estancia del Centro Municipal de Acogida y el Proyecto Alasca, gestionado por la Cocina Económica.

Por su parte, los adjudicatarios de los proyectos de intervención socioeducativa con menores son los que trabajan en tres zonas de Logroño: San José y Madre de Dios; el Casco Antiguo; y las zonas centro-sur y oeste.

Respecto a los huertos urbanos, además de los destinatarios, también varía la forma de concesión. En el caso de los huertos urbanos, se adjudican por concesión administrativa en libre concurrencia tras un sorteo, mientras que los huertos sociales se conceden por resolución de Alcaldía a colectivos o programas que trabajan con personas en riesgo de exclusión social.

Formación de usuarios y técnicos

Cada una de las parcelas tiene 250 metros cuadrados, están delimitadas en sus esquinas por hitos y disponen de acometida individual de riego. El sistema de riego se nutre de agua proveniente de un pozo existente en la misma finca. Además de los huertos, el terreno dispone de fuentes de agua potable, una zona estancial con una zona de sombra formada por estos frutales y una zona de vertido para compostaje.

Los adjudicatarios de los huertos sociales se encargan de la adecuada conservación de las instalaciones; asumen los gastos de mantenimiento, como la limpieza del huerto, la reposición de los elementos de cierre de accesos, la reparación de los elementos que separen los huertos, reparación de sistemas de riego, adquisición de productos para el mantenimiento de la tierra y otros gastos ordinarios.

Para preparar a los técnicos que dirigen estos programas, en diciembre el Ayuntamiento de Logroño organizó una actividad formativa en el manejo de estos espacios con el fin de mejorar la calidad en la utilización del recurso y acomodarse a las condiciones establecidas en el uso de los huertos sociales.

Programas sociales con personas sin hogar y con menores

Los beneficiarios de estos primeros huertos sociales son usuarios de programas del Ayuntamiento de Logroño que trabajan con personas sin hogar y con menores, por considerar que se trata de una herramienta innovadora que puede contribuir mucho a la inclusión social de estos colectivos.

Entre los primeros están los usuarios del programa de larga estancia en el Centro Municipal de Acogida, que dispone de 49 plazas de alojamiento y que en 2013 atendió a 236 personas.

El Centro de atención a personas en riesgo o exclusión social, conocido como ‘Proyecto Alasca’, atendió en 2013 a 280 personas sin hogar y desarrolla un trabajo de acompañamiento y recuperación personal y social.

La intervención socioeducativa con menores en dificultad social se desarrolla en los Centros de Servicios Sociales y consiste en la detección de problemas, intervención preventiva de factores de riesgo y trabajo con grupos de menores en calle. En 2013 se trabajó con 981 menores entre 3 y 18 años.

Respeto al medio ambiente

El objetivo de este proyecto municipal es ampliar la oferta de huertos urbanos, abriendo la participación a personas en situación de exclusión social. Con los huertos urbanos se dota la ciudad de un espacio donde se dé la convivencia social en torno al cultivo individual de pequeñas parcelas, donde se obtiene una pequeña producción de hortalizas y plantas ornamentales, utilizando técnicas respetuosas con el medio ambiente.

En estos huertos se promueve el cultivo de agricultura ecológica y sólo se pueden cultivar productos hortícolas y ornamentales habituales en las huertas domésticas de la zona. Además, los cultivos son para autoconsumo de los usuarios, nunca para la venta.

Categoría: Logroño

Comentarios cerrados