Gamarra: «Hemos asentado los principios para que Logroño tenga buen futuro»

| 30 diciembre 2013

Carmen Sánchez / Logroño
Finaliza el 2013 y con él un año de gestión en el que «se han asentado bien los principios para que la ciudad tenga un buen futuro», afirmó este lunes la alcaldesa de Logroño, Cuca Gamarra, en el balance «positivo» del 2013 que este martes termina con una ciudad que ahora es «solvente, fiable, segura y genera confianza».
«Logroño afronta los retos difíciles con nuevas recetas y una nueva política», aseguró la alcaldesa, quien destacó el nuevo modelo de gestión implantado basado en la eficacia y la eficiencia, priorizando en política social y en la calidad de los servicios y acercando la inversión pública a toda la ciudad.
A ello sumó que este año ha sido el primero en el que se ha gestionado el Ayuntamiento sin un Plan Económico Financiero que, según dijo, «da a la ciudad garantía de solvencia y estabilidad».
Se refirió al superávit económico de 6 millones de euros que ha permitido bajar los impuestos a comerciantes, familias, nuevas actividades económicas o centros temporales de empleo y que se extenderán al 2014 con nuevas bajadas en el IBI a comercios locales y en el IAE. Pero también a la reducción del endeudamiento en un 4,7%, de manera que el ejercicio cerrará con una deuda de 55,7 millones y favorecerá un menor coste en intereses.
Gamarra resaltó que este año se ha reducido el plazo para pagar  a los proveedores a 30 días; se han tramitado 1.200 licencias exprés, 40 a la semana; y se ha apoyado con 500.000 euros la apertura de 191 establecimientos nuevos.
Igualmente recordó que este año se ha licitado obra por valor de 10 millones de euros, de los que 6 millones ya están adjudicados, y anunció que el importe ahorrado con las bajas económicas de hasta el 30% se reinvertirá en la ciudad en nuevas obras a partir de marzo.

Correos, licitado en 2014
No obvió el edificio de Correos, del que, a preguntas de los periodistas, aseguró que la COTUR aprobará en 2014 la modificación del Plan General para cambiar el uso del edificio situado en la plaza de San Agustín, de manera que se pueda proceder a la enajenación del inmueble para que albergue una nueva actividad económica.
Tampoco olvidó el Casco Antiguo, con la enajenación de tres parcelas para nueva vivienda; las reurbanizaciones de calles como Cadena; la finalización del PERI Herrerías y la nueva plaza pública habilitada en su interior; la recuperación de la torre de San Bartolomé o el reconocimiento de las calles Laurel y San Juan como zonas de Interés Turístico Regional.

Categoría: Logroño

Comentarios cerrados