El sueño de octavos está muy vivo

| 6 febrero 2014

NR/ Logroño

El sueño del Naturhouse de disputar los octavos de final de la Liga de Campeones de Balonmano está muy vivo. El equipo riojano firmó este miércoles un partido prácticamente perfecto para sumar su segunda victoria en la competición continental. Lo hizo gracias al acierto de Jorge Martínez en la portería –decisiva su irrupción en el último cuarto de hora- y a la capacidad anotadora de Tioumentsev y Ángel Fernández, las referencias de un equipo riojano compacto y determinando en su lucha por la cuarta plaza.

El triunfo, merecido y sufrido ante los daneses, deja al equipo de Jota González en la quinta plaza con seis puntos, los mismos que suma el Gorenje y a dos de los daneses, que aún no han sellado su clasificación para la fase de cruces y que han de puntuar la próxima semana ante los eslovenos para certificarla. Los logroñeses, con un calendario más favorable (Flensburg y Drott), aguardarán acontecimientos con la satisfacción del deber cumplido tras reconciliarse con la Champions y sus aficionados.

 

Gran inicio

Todo salió de cara para el Naturhouse que se abonó al sueño de los octavos desde el inicio. Lo hizo gracias a Jorge Martínez, tónico y acumulando intervenciones de mérito que permitieron al cuadro riojano cobrarse sus primeras ventajas. Los logroñeses vivieron de su acierto para domesticar al conjunto escandinavo, que ejerció de cabeza de serie en el sorteo celebrado el pasado mes de junio y que siete meses después no tiene aún resuelta su clasificación para la fase de cruces.

Fue un ejercicio coral el destilado por los hombres de Jota González, apoyados por la velocidad de Ángel Fernández y la capacidad desequilibrante de Tioumentsev. Entre el cántabro y el ruso protagonizaron la mitad de los goles de los riojanos al descanso aunque el resto de sus compañeros también rayaron a gran nivel.

Los riojanos intensificaron su intensidad defensiva con el paso de los minutos frente a un Aalborg que sólo pudo anotar por mediación de Bagersted. Al resto, se le nublaron las ideas ante Jorge Martínez, incluido a Havard Tvedten, que tardó 27 minutos en mojar en el pabellón que le dio a conocer.

El estreno como goleador del noruego coincidió, no obstante, con los mejores minutos del equipo riojano que se cobró su máxima ventaja (12-8) cuando el partido enfilaba el camino de los vestuarios.

Los escandinavos, pese al desacierto de Larsen en la ejecución, aminoraron no obstante su desventaja (13-10) ante un Naturhouse que lo hizo todo bien.

El decorado cambió tras el descanso. El Naturhouse se topó con Kappelin, pese a los esfuerzos de Tioumentsev por mantener al frente a los suyos, y el Aalborg encontró los primeros huecos en la portería riojana. Así, con Slundt y Jakobsson percutiendo por partida doble, el campeón danés forzó la igualada (15-15) gracias al quinto tanto de Bagersted, el mejor de los suyos.

El partido cobraba una nueva dimensón con poco más de veinte minutos por decantar. Kappelin se atragantó a los riojanos, estériles en acción lanzada y desde la línea de penalti (Ángel Fernández y Masachs no acertaron, profundizando el estancamiento de los de Jota González). Así, el Aalborg, estaba vez inclemente con Jorge Martínez, se cobró su primera diferencia favorable tras el acierto de Jensen y Larsen (16-18).

Cuando el Aalborg parecía estar a punto de romper el partido, Garabaya, por dentro, Eilart desde la distancia y Pedro Rodríguez con una penetración volvieron a apretar el encuentro. El Naturhouse había resistido el empuje danés y se aferraba al sueño de la Champions. Ángel Fernández, a la tercera, volvió a situarse por delante a los de Jota González (21-20) al tiempo que Jorge Martínez volvía a hipnotizar a los escandinavos. Su penalti detenido ante Havard Tvedten ejemplifica a las claras la incidencia del portero del Naturhouse en los últimos minutos.

Con franquía en el marcador, el Naturhouse se calmó, volvió a encontrar a Ángel Fernandez y se permitió entrar en el parcial decisivo con una mínima renta. Slundt y Bagersted, implecables hasta entonces, perdieron su punto de mira alimentando el sueño europeo de un Naturhouse que llega al desenlace de la fase de grupos con el viento de cara.

Categoría: Deportes

Comentarios cerrados