‘El Sevi’ fue asesinado en octubre de 2012 para que no reconociera a las personas que habían entrado a robar en su casa

| 24 marzo 2014

POLICÍAEP/ Logroño

Responsables de la Comisaría General de la Policía Judicial, de Madrid, y de la Jefatura Superior de Policía de La Rioja han desvelado este lunes que el asesinato de Antonio José Avila Sánchez, ‘El Sevi’, ocurrido el día 30 de octubre de 2012, se cometió para que el joven no reconociera a las personas que habían entrado a robar en su casa.

   Tres personas han sido detenidas en los últimos días, al esclarecerse definitivamente el crimen, tras 17 meses de investigaciones “que nunca se han interrumpido”, como han recalcado en todo momento los responsables policiales. Dos de los detenidos se encuentran en este momento en prisión por otros delitos, uno de ellos, el asesinato hace un mes de María del Carmen Calderón, en su vivienda de Vara de Rey.

   Tanto el comisario de la Comisaría General de Policía Judicial José Manuel García Catalán, como el inspector jefe Eliseo Gómez Palomar, jefe de la Brigada de la Policía Judicial de la Jefatura Superior de La Rioja, han destacado que la colaboración entre agentes de ambas unidades ha permitido la imputación de Adrián V.A., de 26 años de edad y de Gonzalo B.A., de 24 años de edad, como presuntos responsables del crimen.

   Una tercera persona, además, que estaba en libertad y ha sido detenida, está imputada por encubrimiento y por colaboración en hacer desaparecer pruebas, ya que, como ha señalado Gómez Palomar, de la casa de ‘El Sevi’ “se llevaron marihuana, entre otras cosas, y cuando se la llevaron, él sabía de dónde procedía”. Hubo un cuarto detenido, por robo con violencia, al que finalmente se deja libre por contar con una coartada.

“EXTREMADAMENTE VIOLENTOS”.

   La investigación, conocida como ‘Operación Estela’, “se ha desarrollado durante meses y ha sido especialmente complicada, toda vez que los ahora imputados judicialmente borraron todos los indicios de participación criminal en los hechos”, como ha reseñado García Catalán, quien ha apuntado que los responsables del asesinato sobre personas con “perfil extremadamente violento y peligroso, incluso con rasgos psicopáticos”.

   En este sentido, vale decir que han tenido que realizarse entrevistas con todas las personas relacionadas con la víctima, así como efectuar actividades policiales de control y verificación de miles de datos, unas piezas que, finalmente, en palabras de Gómez Palomar, “comenzaron a encajar en enero o febrero pasado”, contando ya con Adrián como uno de los sospechosos “al que habíamos llamado para entrevistar, pero no había forma de que viniera”.

   Al ocurrir el crimen de Mª Carmen, “y ver que lo había cometido presuntamente una de las personas de las que se sospechaba”, la Policía pidió “nuevas diligencias que autorizó el juez”. A raíz de esa línea de investigación, “se llegó al convencimiento de que le había ayudado otra persona, el segundo detenido, Gonzalo, ambos como presuntos autores materiales”, del asesinato de ‘El Sevi’.

   Los investigadores de la Policía consideran que la muerte de ‘El Sevi’ se produjo después de que los ahora imputados entraran en la casa con el móvil del robo “y como la víctima conocía al menos a uno de los detenidos, Adrián, tuvieron que matarle”. Un hecho que fue especialmente “luctuoso”, por lo que se cree que “los autores son personas acostumbradas a ejercer la violencia, toda vez que actuaron de esta forma con su víctima, realizando actuaciones que no suelen responder a criterios pasionales o emocionales, sino a la ejecución directa de actos compulsivos extraordinariamente agresivos”.

   A Gonzalo B.A. le constan 18 detenciones en los archivos policiales, mientras que a Adrián V.A. le constan 7 detenciones en los archivos policiales. Al estar ambos en prisión, Gómez Palomar ha relatado que “se les informa de sus derechos como a cualquier detenido, solo que, cuando se acaba, no se pasa a disposición judicial o se queda en libertad, sino que se vuelve al centro penitenciario donde cumplen condena por otros delitos”. Las competencias para la instrucción de esta causa se siguen en el Juzgado de Instrucción número 1 de Logroño.

   Especial hincapié han hecho los responsables policiales en que la investigación no ha estado paralizada en ningún momento en los 17 meses que han pasado desde el crimen, sino que “siempre ha estado impulsada por la Policía Judicial de La Rioja”, contando con el apoyo material de la Comisaría General. Por ello, han negado que el esclarecimiento del asesinato se haya debido a una conversación entre los dos presuntos autores materiales escuchada de manera fortuita en prisión, “no ha sido fruto de la casualidad”.

Categoría: La Rioja

Comentarios cerrados