Denegadas las 500 quejas de logroñeses por la zonificación de Salud

| 28 enero 2014

 

BÁRBARA MORENO / Logroño

Los miembros de las alrededor de 20 asociaciones y colectivos incluidos en la Plataforma por la Sanidad Pública de La Rioja están abiertos a la «buena voluntad». Esperan a que la directora del Área de la Salud, María Luz de los Mártires, les conteste «de forma coherente y seria» a la carta que le han remitido para que solucionen el problema de la rezonificación de Salud por la apertura del centro de La Guindalera. Pero, de lo contrario, podrían acudir a los tribunales amparados, entre otras cosas, por la ley que da derecho a la libre elección de médico.

Para ello, se han fijado plazos. Hoy tienen una nueva reunión de la Plataforma. Y, en principio, a no ser que en dicha asamblea haya cambios, a finales de febrero, «nos pondremos más duros», explicaba ayer la portavoz de la plataforma, Elena Sutil. Pero, en cualquier caso, insiste en que «lo que queremos es que se solucione, y queremos ir por las buenas».

Desde la plataforma han elevado el número de afectados ‘perjudicados’ a 40.000 por la nueva zonificación, tanto por el traslado a La Guindalera como por cambio de médico de cabecera a otros muchos usuarios de otros centros. Si bien, lamentan que solo se hayan podido cursar 500 quejas formales, que son las que han pasado por registro. Mientras que, más de 1.000 han podido presentar en centros, «y han ido a la basura, porque no pasaron por registro».

Una carta tipo para todos

En cualquier caso, los que presentaron queja formal, están recibiendo cartas ‘tipo’, de la directora de Salud, «no aceptando su solicitud de cambio». Y, de momento, especifica Sutil, no están resolviendo ni los problemas presentados particularmente. «Les han contestado a todos lo mismo», dice, citando la carta, «’no es posible aceptar su solicitud. Su centro de salud y profesional asignado reúne todas las garantías para que reciba una atención de calidad tal y como se le ha dado hasta ahora’».

Desde la plataforma también reconocen que muchas personas, en especial mayores, han desistido de protestar porque lo que necesitan es una atención profesional, y no lo pueden aplazar.

No entienden por qué la Administración no está solucionando los casos, algunos muy problemáticos «y que trastornan» a las personas mayores. Creen que la apertura del nuevo centro de la Guindalera se abrió «por una cuestión más política que por necesidad. Porque no había suficiente población en la zona como para requerir de un centro de salud nuevo». Y ahora, «son cientos de personas los que se tienen que mover más de un kilómetro para ir al médico».

Categoría: Titulares

Comentarios cerrados